La ciencia médica sobre el VIH no ha encontrado todavía una cura, pero sí ha desarrollado algunas formas de evitar la infección con la ayuda de los medicamentos que se usan para mantener al virus controlado.

Tuvieron que pasar 15 años desde los primeros casos de sida, en 1981, para que los científicos dieran a conocer un tratamiento altamente eficaz para evitar que el virus se apodere del sistema de defensa del cuerpo. Este tratamiento se llama terapia antirretroviral.

Con el paso del tiempo, se fueron creando diversos medicamentos de este tipo, los cuales actúan en diferentes momentos del proceso con el que el VIH infecta a cada célula del sistema inmunológico.

Una vez que ya estaba más que comprobado que la terapia antirretroviral es capaz de controlar el VIH por largo tiempo (evitando así la aparición del sida), se empezó a experimentar con estos fármacos para ver si eran capaces de detener la infección en los primeros momentos en que alguien se había expuesto al virus.

PEP: un método de prevención

Fue así que se creó la Profilaxis Post Exposición, conocida por sus siglas como PEP. Este tratamiento tiene la capacidad de evitar la infección por VIH si se comienza dentro de las 72 horas después de que una persona ha estado en contacto de riesgo con el virus.

Al hablar de contacto de riesgo, quiere decir que esa persona podría haber estado en contacto con alguna de las formas de transmisión del virus, tales como:

  • Contacto directo con la sangre de una persona con VIH, por ejemplo, un pinchazo con una jeringa o el intercambio de sangre en heridas abiertas, como las que se dan en una pelea.
  • Contacto con fluidos sexuales sin condón, como penetración anal o vaginal, con o sin eyaculación.

Inicialmente, la PEP se utilizó para evitar que el personal de salud que había tenido accidentes laborales al manipular sangre de personas con VIH adquiriera la infección. Después, se comenzó a dar este tratamiento como parte del protocolo de atención a víctimas de violación sexual.

Prevención con medicamentos

La PEP es un grupo de medicamentos antirretrovirales que deben comenzar a tomarse dentro de las 72 horas posteriores al contacto de riesgo, y se debe continuar el tratamiento por 28 días. Cuanto antes se comience la PEP, mejor, ya que el VIH no habrá tenido mucho tiempo de replicarse dentro del organismo.

La terapia antirretroviral en general, y por tanto, la PEP, debe ser prescrita por un especialista en la materia, ya que la dosis de medicamentos debe variar si se trata de un adulto, de un niño, de una mujer embarazada o de una persona con problemas en los riñones.

Hay que destacar que la PEP es un tratamiento, esencialmente, de emergencia, es decir, no debe ser usado regularmente. Los medicamentos que la integran causan algunos efectos secundarios que pueden ser de mediana gravedad en algunas personas, como náuseas, vómitos y problemas intestinales en general. Estos efectos secundarios podrían influir para que la persona deje de tomar el tratamiento, y entonces no habrá protección.

En cualquier caso, la PEP no es 100% eficaz, aunque sí brinda una importante protección (se ha calculado alrededor del 80%) contra el VIH si se toma en tiempo y forma, supervisada por un especialista en VIH.

Prevención desde otra perspectiva

La prevención del VIH por medio de medicamentos es una perspectiva distinta, pero también más costosa y no siempre de fácil acceso. Los medicamentos antirretrovirales siguen siendo una importante carga para las economías de muchos países, por lo que a veces se ha cuestionado el hecho de que estrategias como la PEP estén ampliamente disponibles en países con ingresos altos y que estén muy limitadas en naciones de bajos ingresos.

Hasta el momento, la herramienta más práctica, barata y eficaz para prevenir el VIH es el condón. Si bien es valioso tener otras estrategias disponibles, como la prevención con medicamentos, el uso del condón se ha logrado convertir en una práctica al alcance de la mayoría de las personas.

Si quieres obtener condones gratis o pruebas de detección del VIH sin costo, acércate a AHF República Dominicana y conoce nuestros servicios. Localiza nuestro centro más cercano o escríbenos por Whatsapp y haz tu cita ya.

CALCULADORA DE RIESGO
×

¡Hola!

Escríbenos tus preguntas sobre VIH e ITS. Estamos para ayudarte. Es gratis, seguro y confidencial.

×