Las dudas sobre sexualidad siguen rondando, aun cuando hoy en día muchas personas tienen acceso a internet y pueden buscar una respuesta a sus preguntas. Lamentablemente, el sexo sigue estando rodeado de tabúes, por lo que una búsqueda rápida en la web no garantiza un resultado acertado.

Así, muchos mitos sobre la salud sexual, en especial sobre las infecciones de transmisión sexual (ITS) se sobreponen a la información médica y científica, por lo que en esta lista puedes verificar si todavía tomas por cierto algunos de ellos.

  1. Cuando alguien tiene una infección sexual, hay llagas y secreciones en sus genitales. Esto no es así para todos los casos. Muchas de las ITS, algunas tan serias como el Virus del Papiloma Humano o el VIH, no provocan síntomas que sean visibles en el área genital. En otras ocasiones, la infección puede estar tan avanzada que ya no causa alteraciones en esa zona, sino que sus consecuencias han llegado a otras partes del organismo, como el útero o las vías urinarias.
  2. Si encuentro llagas o secreciones en mis genitales, pero luego desaparecen, ya no debo preocuparme. Sin importar si son causadas por virus, hongos o bacterias, es frecuente que las ITS muestren pocos o ningún síntoma, o que incluso éstos aparezcan y luego desaparezcan sin tratamiento alguno. Sin embargo, esto no significa que la infección haya desaparecido, sino que ha entrado en otra etapa de su evolución en la “colonización” de tu cuerpo. Si notas cualquier alteración o signo raro en tu entrepierna, es mejor acudir al médico cuanto antes.
  3. Si en mi actividad sexual no hay penetración, no estoy en riesgo de infecciones. Esto depende totalmente de lo que hagas en tu actividad sexual. Si tu pareja y tú mantienen “guardados” sus genitales, es decir, si no se quitan la ropa interior o sólo se masturban (mutua o individualmente), es raro que pueda transmitirse una ITS. Pero si frotan sus genitales, aun sin llegar a la penetración (ya sea ésta vaginal o anal), o si practican el sexo oral, los fluidos sexuales e incluso la propia piel pueden transmitir los gérmenes de las infecciones sexuales.
  4. Puedo adquirir una ITS en un baño público. Se les ha hecho esta pregunta a muchos médicos (sus entrevistas están disponibles por toda la web) y la respuesta se resume en “no”. Las ITS se llaman así por una razón: son transmitidas a través de factores implicados en la actividad sexual, y hacer tus necesidades no cuenta como una actividad sexual. Es verdad que puedes adquirir infecciones en baños públicos, pero son aquellas que se transmiten por heces fecales (como la salmonella o la hepatitis A). La mayoría de los expertos coinciden en que, a menos que tengas una herida abierta en la piel, es muy poco probable adquirir una ITS en un baño público.
  5. Si soy fiel a mi pareja, estaré libre de infecciones. La idealización de la fidelidad en la pareja ha sido una barrera para prevenir ITS, en especial el VIH, desde hace varias décadas. Ya que las promesas de una relación estable incluyen exclusividad sexual, confianza y compromiso, es difícil abrirse a la posibilidad de que tu pareja se involucre con alguien más. Sin embargo, es necesario decirlo como es: tu propia fidelidad no te protege de ninguna ITS. En todo caso, sería la fidelidad de tu pareja la que podría protegerte, pero no es recomendable confiarle a alguien más la responsabilidad de tu propia salud.
  6. No sirve de nada usar condón porque tiene poros que dejan pasar los gérmenes. No está muy claro por qué alguien inventaría una mentira como esta sobre el condón. Éste ha sido una herramienta muy valiosa que ha evitado enfermedades y, claramente, ha salvado vidas al impedir que un virus como el VIH se transmita de una persona a otra. Pero a pesar de todo, aún hay quienes creen que el látex (o en algunos casos, el poliuretano) del que está hecho el preservativo tiene poros lo suficientemente grandes para que los virus, hongos o bacterias pasen a través de él, cosa que es es totalmente falsa. Lo que es cierto es que el condón tiene cierto rango de falla (alrededor del 2%), pero ésta se debe generalmente a un uso incorrecto, lo cual es total responsabilidad de las personas y no del látex.

Si pensabas que algunos de los mitos aquí mencionados eran ciertos, no te preocupes, haber llegado a este punto significa que ahora conoces un poco más sobre la salud sexual.

Si tienes más dudas o quieres obtener condones gratis, acércate a AHF República Dominicana, donde tenemos este y otros servicios para ti. Acude a nuestros centros o escríbenos por Whatsapp y te ayudaremos.

CALCULADORA DE RIESGO
×

¡Hola!

Escríbenos tus preguntas sobre VIH e ITS. Estamos para ayudarte. Es gratis, seguro y confidencial.

×