Aunque es bien sabido que el condón es la única herramienta capaz de protegerte contra múltiples infecciones de transmisión sexual (ITS), todavía hay personas que se resisten a utilizarlo.

A veces es más factible que alguien acceda a usar condón si se encuentra frente a una relación sexual casual, pero cuando se trata de negociar el preservativo en una relación de pareja estable, parece más complicado. Lamentablemente, se ha asociado a este valioso aditamento con la idea de desconfianza, como si al usarlo quisiéramos protegernos de la otra persona.

Ya que la negociación del condón es un paso difícil, lo mejor es evitar discusiones y tratar de dejar muy claro que el objetivo no es señalar, sino proteger a ambas personas de consecuencias indeseadas que puede traer la actividad sexual.

Ponlo en práctica

Existe la creencia de que, para ser bueno, el sexo debe ser espontáneo. Esto es parcialmente cierto, pero no tiene nada de malo planear con anticipación la vida sexual, sobre todo si en esa planeación entran los métodos de protección como el condón.

La negociación del preservativo debe realizarse antes del encuentro sexual para que pueda hacerse con la cabeza fría y logrando acuerdos, de modo que la conversación llegue a una buena conclusión.

Si te encuentras en el dilema de qué hacer debido a que tu pareja rechaza el uso del condón, puedes seguir estos consejos prácticos.

  1. Dile por qué consideras importante usar condón. En este punto puedes hablar de la protección contra infecciones o, incluso, contra embarazos no deseados. Es mejor que no lo hagas personal, es decir, que tu pareja no sienta que es por él o ella que quieres usar protección, más bien hazle saber que has decidido tener una vida sexual activa más sana y sin preocupaciones.
  2. Dale espacio para que te explique sus motivos para no usar condón, y una vez que lo haga, proponle soluciones. Quizás aquí entre en juego el tema de la confianza (o desconfianza), por lo que es necesario que tu pareja sepa que tu propuesta no tiene que ver con esto. Ambos pueden haber tenido parejas antes y ese pasado podría haber dejado alguna consecuencia, por lo que es mejor prevenir que lamentar. Por otro lado, podría suceder que tu pareja tenga objeciones sobre la sensación al usar condón o problemas con el látex. Coméntale que existe una gran variedad de condones, algunos más delgados, que ayudan a mejorar las sensaciones durante el coito; además, también hay condones hechos de poliuretano, por lo que la famosa alergia al látex tiene una buena solución.
  3. Propón que ambos se involucren en la elección y uso del condón. Ya que están tomando una decisión conjunta, también es importante que ambos se involucren en todo lo que tenga que ver con el preservativo, desde su selección hasta su uso. La gran variedad de opciones de la que hablamos arriba también incluye condones con sabor, aroma y color, así como texturizados para una sensación diferente. Recuerda siempre que ponerle el condón a tu pareja es más sexy que esperar a que lo haga ella misma; coméntale que tú puedes encargarte de este paso y así no se perderá el ritmo del encuentro sexual.
  4. Hablen sobre el VIH. Es cierto que hay muchas ITS que tienen tratamiento y se pueden solucionar, sin embargo, el VIH sigue siendo la más seria a la que te puedes enfrentar, y por sí misma es suficiente motivo para usar condón en todas tus relaciones sexuales. Poner el tema sobre la mesa no significa señalar a nadie, sino poner atención a uno de los principales problemas de salud pública que lleva décadas afectando a personas alrededor de todo el mundo.

Si sientes que necesitas más herramientas para abordar el tema con tu pareja, en AHF República Dominicana tenemos información y, además, pruebas de VIH gratuitas. Acércate a nuestros centros y conoce todos nuestros servicios.

CALCULADORA DE RIESGO
×

¡Hola!

Escríbenos tus preguntas sobre VIH e ITS. Estamos para ayudarte. Es gratis, seguro y confidencial.

×