La más reciente Emergencia de Salud Pública declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se refiere a la viruela símica, mejor conocida como viruela del mono. Se trata de una enfermedad zoonótica, es decir, que pasó de los animales a los humanos, y actualmente está extendida por muchas regiones del mundo.

Esta enfermedad no es nueva, ya que el primer caso se identificó hace varias décadas. Sin embargo, hasta ahora había sido una infección que sólo se presentaba en la región de África central, en países como Camerún, República Democrática del Congo, Liberia y Nigeria, entre otros. Lo que hizo que el brote se considere una emergencia es su presencia en Europa, América y otras zonas del planeta.

Los síntomas

La viruela del mono se presenta de una forma similar a la viruela humana, una enfermedad que se considera ya erradicada desde finales del siglo XX.

Según lo que ha publicado la OMS, los principales síntomas de la viruela símica son:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza intenso
  • Dolor muscular
  • Agotamiento
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Erupciones o sarpullido en la piel

Las lesiones que aparecen en la piel pueden ser ligeramente abultadas o planas, y están llenas de un líquido transparente o de color amarillento.

Estas erupciones suelen aparecer entre el primer y tercer día después de que comienza la fiebre, y pueden ser sólo unas cuantas o hasta miles de ellas. Después de unos días, las lesiones se secan y luego forman costras que finalmente se caen.

En general, las lesiones en la piel eran más frecuentes en la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies, pero en el brote actual se están presentando con frecuencia en los genitales y el ano, además de la mucosa de la boca y del recto.

Los síntomas tienen una duración de entre dos y cuatro semanas, y en la mayoría de los casos desaparecen por sí solos, sin necesidad de atención médica.

Un virus muy contagioso

El virus causante de la viruela del mono puede transmitirse de animales a personas, entre personas y de personas a animales. Esto significa que puede adquirirse por convivir con un animal infectado (no solamente monos) y que también se puede contagiar a una mascota.

La vía de transmisión es el contacto estrecho, esto es, cuando alguien sano toca directamente a una persona infectada o toca las superficies que ésta ha tocado; esto incluye utensilios de cocina, perillas, baños o ropa con los que esa persona ha estado en contacto.

Es así que la viruela símica puede contagiarse cuando:

  • Se tiene contacto físico con una persona infectada, y en especial, con las lesiones de su piel. Además, los fluidos de las lesiones y las costras son especialmente infecciosos.
  • Se mantienen relaciones sexuales con una persona infectada.
  • Se entra en contacto con ropa, ropa de cama, toallas o utensilios de cocina que haya usado la persona infectada.
  • Se reciben gotículas respiratorias, es decir, las partículas muy pequeñas de saliva que se expulsan al hablar, toser o estornudar.
  • Se comparte el vaso o los utensilios para comer.

Cómo protegerse

En general, la viruela símica no es peligrosa. Aunque no había sido muy estudiada a lo largo de su existencia, se sabe que su índice de mortalidad es bajo, entre el 3% y el 6% de los casos.

Quienes tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad grave son los niños y niñas y las personas cuyo sistema inmunológico está debilitado, por ejemplo, las personas con VIH o que tienen otras enfermedades graves.

La forma más eficaz de cuidarse es evitar el contacto físico con personas que tengan síntomas que puedan sugerir viruela del mono. No hay que tocar, abrazar o besar a alguien que muestra signos como los descritos al principio.

También se recomienda seguir con las medidas de higiene que se han establecido durante la pandemia de COVID-19: lavarse las manos con frecuencia durante al menos 20 segundos y usar desinfectante a base de alcohol.

En el caso de convivir con alguien que ya tiene el virus, hay que evitar tocarlo o tocar sus lesiones. Es necesario usar guantes al manipular su ropa, toallas o utensilios de cocina, además de usar mascarilla (cubrebocas) al manejar estos objetos.

La persona con un diagnóstico de viruela del mono o con síntomas similares debe aislarse durante cuatro semanas. En caso de que no le sea posible, hay que usar mascarilla y ponerse ropa que cubra las lesiones de la piel.

En general, en caso de presentar cualquiera de los síntomas de la viruela del mono, es importante buscar ayuda médica. Si no sabes exactamente a dónde acudir, en AHF República Dominicana podemos ayudarte. Acércate a alguno de nuestros centros y conoce nuestros servicios.

CALCULADORA DE RIESGO
×

¡Hola!

Escríbenos tus preguntas sobre VIH e ITS. Estamos para ayudarte. Es gratis, seguro y confidencial.

×