En esta época, donde prácticamente cualquier información está a unos clics de distancia, no sólo la información confiable sobre ciertos temas circula en la red, también hay ideas prejuiciadas o mitos que sobreviven dentro de la Internet y que pueden confundirte.

El tema del VIH, el virus causante del sida, es uno de los tópicos sobre los que más cosas disparatadas se han dicho, ya que en un inicio, la pandemia sembró el temor en muchas personas al ser un padecimiento hasta entonces desconocido.

Lo mejor para aclarar dudas o ideas sospechosas acerca de este virus es buscar en fuentes confiables, como organizaciones médicas serias o instituciones dedicadas al tema. Por el momento, aquí te ofrecemos siete de las ideas más absurdas que se han difundido sobre el VIH.

  1. El VIH es un invento del gobierno. Las teorías de la conspiración no se limitan a la política. Mucho se dijo sobre el origen del VIH como un agente infeccioso creado artificialmente por un gobierno específico, o por una cúpula global secreta con fines oscuros. Lo cierto es que 40 años de investigación científica sobre el tema jamás han comprobado esta teoría, y sí han apuntado a que se trata de un virus zoonótico, es decir, que de alguna forma migró de especies animales a los seres humanos.
  2. El VIH se transmite por la picadura de mosquitos. Ante el temor inicial de contraer un virus para el que no existía ningún tratamiento, se comenzó a especular sobre las formas de transmisión. La picadura de mosquitos fue una de esas supuestas vías por las que el virus podía ser llevado de una persona a otra, y fue un pretexto para segregar a quienes eran diagnosticados con VIH. Recuerda que el virus no sobrevive fuera del cuerpo humano, y que tampoco puede vivir dentro del cuerpo de un mosquito.
  3. El sida no mata a la gente, son los medicamentos que toman. Este mito se originó hace décadas, pues los primeros medicamentos utilizados para tratar de contener el sida (el síndrome causado por el VIH) tenían importantes efectos secundarios. Sin embargo, a partir de 1996 se descubrió que un “coctel” de medicamentos era la forma más efectiva y menos dañina de tratar la infección. Desde entonces, los fármacos usados para esta condición han evolucionado considerablemente, han salvado millones de vidas y han logrado que las personas con VIH tengan una expectativa de vida muy similar a la de quienes no tienen el virus.
  4. No es seguro convivir (vivir, trabajar, estudiar) con una persona con VIH. Aún hoy, muchas personas creen que la convivencia cotidiana con alguien que tiene el virus implica un riesgo de transmisión. Esto es totalmente falso, pues está más que comprobado que el VIH no se encuentra en fluidos corporales como el sudor, las lágrimas, la orina o las heces fecales, por lo que ningún contacto con estas sustancias es capaz de trasmitirlo. Dicho de otra forma: tocar, abrazar, besar, compartir el baño o los utensilios de cocina con una persona con VIH no transmite el virus.
  5. Puedo saber si alguien tiene VIH porque se nota. El estereotipo de las personas con VIH demacradas o con ciertos síntomas visibles (cáncer de piel, delgadez extrema) es muy antiguo, pero persiste hasta hoy. En parte, este aspecto deteriorado se debía a que, sin tratamiento alguno, el virus avanzaba sin control y llevaba a las personas a la etapa de sida muy rápidamente. Hoy en día, entre más temprano se haga el diagnóstico y más pronto se inicie el tratamiento antirretroviral, mejores condiciones de salud tendrá la persona, y jamás tendrá por qué llegar a la etapa de sida.
  6. Si yo no tengo VIH, no puedo tener relaciones sexuales con alguien que sí lo tiene. Esto nunca fue cierto. Para empezar, la protección por excelencia al tener relaciones sexuales es el uso del condón, independientemente de si la otra persona sabe o no que tiene el VIH. El preservativo, usado correctamente, tiene un 98% de efectividad para evitar contraer la infección. Por otro lado, en 2008 se dio a conocer que las personas con VIH que toman al pie de la letra su tratamiento antirretroviral y tienen la infección controlada (indetectable) no pueden transmitir el virus durante las relaciones sexuales.

Como verás, hay muchas ideas anticuadas que han sobrevivido (o revivido) a través de la web. Cada que llegue a ti una información poco convincente o que parezca dudosa, verifica, y así no caerás en la trampa de la desinformación.

En AHF República Dominicana encuentras una fuente de información confiable, profesional y respetuosa de tus derechos humanos. Acércate a alguno de nuestros centros de detección y hazte una prueba de VIH gratis. Es confiable, rápida y confidencial.

CALCULADORA DE RIESGO
×

¡Hola!

Escríbenos tus preguntas sobre VIH e ITS. Estamos para ayudarte. Es gratis, seguro y confidencial.

×