Alberto es un joven de 25 años que disfruta de su sexualidad. Sin embargo, está preocupado porque en su última relación sexual no usó condón. Está tan ansioso que casi no puede esperar a realizarse una prueba de VIH para saber si todo está bien. 

Si se hace la prueba ahora, a sólo un par de días de haber tenido una actividad de riesgo, ¿será confiable? Es la eterna duda de quienes saben que habría sido mejor protegerse con un preservativo, pero que ahora buscan una forma de volver a estar tranquilos respecto a una posible infección.

Tanto Alberto como cualquier persona debe saber que, aunque la ciencia ha avanzado mucho en materia de VIH, aún es necesario esperar un poco para que las pruebas de detección existentes puedan diagnosticar una infección.

Periodo de ventana

Cuando el VIH o cualquier otro microorganismo dañino ingresan al cuerpo, el sistema inmunológico debe, primero, notar su presencia. Una vez que lo hace, comienza a preparar su estrategia de defensa, que es producir anticuerpos, es decir, proteínas que se dirigen específicamente a ese microorganismo invasor y se enfocan en vencerlo.

Las pruebas de detección de VIH en realidad no detectan al virus, sino los anticuerpos que el organismo ha producido para combatirlo. Es por esto que se debe esperar un tiempo antes de realizar una prueba, porque hay que darle tiempo al cuerpo para lanzar su defensa.

A este lapso entre el momento de la actividad de riesgo y el momento en que el resultado de una prueba ya sería confiable se le llama periodo de ventana, y es de 3 meses. Por supuesto, alguien podría hacerse una prueba antes de esos 3 meses, pero el resultado no se podría considerar definitivo.

Incluso haciendo la prueba después de 3 meses del contacto de riesgo, si el resultado es negativo se recomienda repetirla en 6 meses más para estar seguros de que en verdad es negativo.

Cabe aclarar que el periodo de ventana no es exclusivo del VIH, muchas otras infecciones tienen el suyo propio, pero es importante informarse sobre él para hacer las pruebas adecuadas en el momento correcto.

Mitos y realidades de la infección aguda

Cuando alguien ya está preocupado por haberse expuesto al VIH, es muy probable que su siguiente paso sea buscar cuáles son los síntomas de la infección por VIH. Si bien sabemos que pueden pasar hasta 10 años antes de que una persona vea su salud tan deteriorada como para sospechar que tiene el virus, también es cierto que hay muchos mitos acerca de cuáles pueden ser los síntomas de haberlo adquirido.

Hay mucho que decir sobre este tema. En primer lugar, no todas las personas presentan síntomas de primoinfección, que es el conjunto de fenómenos inmunológicos y virológicos que suceden entre el momento en que la persona adquirió el VIH y el momento en que la cantidad de virus en la sangre y el nivel de células T se estabilizan.

No obstante, también es cierto que hay quienes sí manifiestan síntomas después de la infección, pero aquí llega un segundo problema: los síntomas son totalmente inespecíficos, es decir, pueden deberse a muchos otros problemas de salud, incluso a la salud mental por el estrés que genera el pensar que pudiste haber adquirido el VIH.

Por ello, según lo explicó un grupo de investigadores en una carta enviada a la revista Anales de Medicina Interna, más del 50% de las personas no notarán la primoinfección. Fiebre, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, diarreas, faringitis o sudoración nocturna pueden presentarse con muchas enfermedades, incluso son síntomas que hemos escuchado repetir desde 2020, cuando surgió la pandemia del coronavirus.

Es verdad que lo mejor es detectar el VIH de manera temprana, para así dar el tratamiento adecuado y poder controlar el virus antes de que dañe seriamente al sistema inmunológico. Sin embargo, no es buena idea estresarse a tal grado de que la somatización o la sugestión puedan hacerte ver síntomas donde no los hay.

Lo ideal es protegerte siempre usando condón en todas tus relaciones sexuales, pero si por alguna razón necesitas hacerte una prueba de VIH, espera los 3 meses necesarios y acude a AHF República Dominicana. Te ofrecemos pruebas de VIH gratis y en un ambiente profesional, respetuoso y confidencial. Localiza nuestro centro de pruebas más cercano a ti.

CALCULADORA DE RIESGO
×

¡Hola!

Escríbenos tus preguntas sobre VIH e ITS. Estamos para ayudarte. Es gratis, seguro y confidencial.

×